La Obra

Todo para Todos es una oportunidad de conectar los sueños de felicidad y buscar realizarlos.

Todo para Todos es una apuesta para cambiar el mundo. Todos los ideales más bellos materializados en el escenario. Los universales y los específicos de cada uno de nosotros.

Todo para Todos no sólo simboliza las eternas preguntas -qué, quién, por qué, para qué y cómo-, sino que también ofrece respuestas.

Este proyecto es una apuesta arriesgada donde un equipo de artistas transmite que todo es posible, que a pesar de todo pronóstico, en los momentos críticos siempre podemos elegir porque el poder del Amor está por encima del desamor, y las creencias hay que ponerlas en cuarentena.

Los buenos pueden a los malos, como en las películas de aventuras. Además en este espectáculo, la grandeza de los personajes como ejemplo de cualquier ser humano, está por encima de las dificultades.

Nuestro daño como humanos se puede curar, y no es necesario seguir sufriendo porque ése no es el sentido de nuestra existencia.

En resumen, la felicidad, la realización, la entrega, el disfrute, las relaciones profundas, el amor verdadero, un mundo feliz donde nadie sufra ni haga sufrir, es posible, necesario y no tenemos –ni queremos- esperar.

Porque lo queremos Todo para Todos.