Puesta en escena

Todo para Todos es una Comedia Musical.

Comedia: porque es el género elegido, para tocar el corazón, para provocar una sonrisa cómplice, que nos hace mostrarnos vulnerables y hace que nos identifiquemos con sus emociones, sus sueños, sus dificultades, con los mismos personajes.

Musical: porque desde el principio al final es la música la que lo impregna todo, la que nos transporta, nos cuenta, nos muestra, nos lleva de la mano y nos conduce por los pasadizos del ser humano, sus relaciones, sus satisfacciones y sus frustraciones. Música para la danza, para el canto. Música que refuerza cada momento del espectáculo como elemento imprescindible de la historia.

Cuatro actrices / cantantes / bailarinas dan vida a las cuatro protagonistas y a todos los personajes con los que se van encontrando en su viaje.

Tres músicos en escena –teclados, contrabajo y batería- crean la banda sonora de sus vidas, de sus aciertos y de sus fracasos, de cada elección, de sus emociones, de su pasión.

Y la inestimable colaboración del barítono Juan Jesús Rodríguez y del bailarín Ricardo López Martín que entran a formar parte del sueño de una de las protagonistas.

Nueve artistas transportan al espectador a adentrarse en un universo intenso que se muestra como una oportunidad real de toma de conciencia de la Vida.

Los recursos artísticos escogidos para este espectáculo son todos. Es decir, todos los necesarios para además de que la historia llegue fácilmente, que se transforme en espectáculo, en hecho teatral de la manera más rica posible. Y así vamos desde la música, el canto y la danza al teatro gestual, máscaras, bufones…

Todo ello con un ritmo ágil donde las escenas se encadenan consiguiendo un gran dinamismo. Además, para potenciarlo nos hemos apoyado en otros recursos escénicos como son elementos escenográficos muy concretos que facilitan los cambios de escena rápidamente, así como grabaciones de vídeo que se proyectan compartiendo escenario con otras que las actrices interpretan in situ.